sábado, 30 de noviembre de 2013

La leyenda de los 40 caballeros de los Frates de Cáceres.

 
            Entre las leyendas más populares de la ciudad destaca la de los 40 caballeros de los Frates de Cáceres, ocurrida en el siglo XII.

Caballero de los Frates de Cáceres (F.I.)
           Desde la batalla de Zalaca en el año 1086, Cáceres había pertenecido a los almorávides, hasta que en el 1165 Gerardo Geráldez, apodado Sempavor (“sin miedo”), el ”Cid” portugués, con un ejercito de mercenarios toma la ciudad de Évora. Comienza entonces una carrera imparable de conquistas contra los musulmanes, ganándoles territorios y arrebatándoles plazas tan importantes como Trujillo, Montánchez o Cáceres.
            Cuatro años después, en el 1169, asentadas dichas plazas, Gerardo Sempavor junto a Alfonso I de Portugal, en su afán insaciable de conquista, marcha y sitia la Taifa de Badajoz. Ante esta expansión portuguesa, Fernando II de León temeroso del poder que el rey portugués iba alcanzando y molesto por la anexión de territorios que según el Tratado de Celanova firmado por ambos reinos, pertenecían al reino de León, pacta con los almohades y acude en auxilio de ellos. Derrotados los portugueses, Gerardo Sempavor es obligado a entregar Cáceres al rey leones, además de otros territorios conquistados.

            Gerardo Sempavor           Fernando II de León. (F.I.)
             De vuelta a su reino, Fernando II toma la ciudad de Cáceres y para protegerla de un intento de reconquista musulmana, encomienda su custodia y defensa a una hermandad religiosa recién creada por Pedro Fernández, Señor de Fuentencalada, junto a doce caballeros de la alta nobleza del reino de León, que con un espíritu religioso acuerdan congregarse con el fin de combatir contra los multitud de sarracenos que llegaban de África. Aunque también se encargaron de proteger a los peregrinos de camino hacia Santiago, su función principal era la defensa de la expansión del Islam.
Bajo la advocación del Apóstol Santiago y con la protección de Fernando II que les cede Cáceres para tal cometido, fundan en el año 1170 la primera casa militar de la hermandad, nace entonces la Congregatio de Cáceres, también llamada los Seniores de Cáceres o los Frates de Cáceres, transformándose desde ese instante en una milicia religiosa, cuna y origen de la Orden de los Caballeros de Santiago, que toman como simbología la Cruz de Cristo en forma de espada en color sangre sobre su pecho, por lo que también fueron conocidos como los Caballeros de la Espada.

Torre de los Espaderos e Iglesia de Santiago de Cáceres.

          El primer Maestre de la Orden fue don Pedro Fernández, Señor de Fuentencalada, descendiente de los Reyes de Navarra y de los Condes de Barcelona junto a él estaban grandes noble leoneses, como don Rodrigo Álvarez, III Conde de Sarriá (que después fundaría la Orden de Montegaudio o Monfragüe), don Fernando Odoarez, Señor de la Barra o don Pedro de Arias.
Situaron los Frates su convento en la que hoy es la Iglesia de Santiago donde aun hoy podemos ver vestigios de aquella época en la propia iglesia. Alrededor de esta situaron sus dependencias los frates, prueba de ello nos quedan nombres, como la calle Cuesta del Maestre, la Torre de los Espaderos, o el apellido Espadero o Cáceres en la Villa.


Torre de Bujaco de Cáceres.
              Los años siguientes fueron prósperos para la Orden, cada vez eran más los caballeros de León, de Castilla o de Navarra los que se unían a esta cruzada donando sus bienes, tierras, villas o castillos a la congregación, incluso el propio monarca leones les otorgó tierras y castillos. Hasta que llegamos al año 1174 en aquella fecha el Califa almohade Abú Yacub Yusuf emprende su campaña de reconquista en la península de los territorios arrebatados por los cristianos, subiendo con sus huestes por la Vía Guinea, (la actual vía de la plata) el gran ejercito árabe va tomando las Villas y los castillos que encuentra en su camino, unas a fuego y sangre, otras, sitiadas, por hambre. Medellín, Mérida, Trujillo y Montánchez, van sucumbiendo ante el poderío musulmán, hasta llegar a las afueras de Cáceres, la casa matriz de los Caballeros de la espada.

Escena de combate entre cristianos y musulmanes (F.I.)
            Al encontrase el califa almohade una fuerte resistencia que no esperaba, y siendo su objetivo principal apoderarse de las Villas de más de renombre de Coria y Alcántara, encarga la toma de Cáceres a su lugarteniente Abú Hafs Omar que subía desde Mérida con las tropas de refuerzo. 
Nada más llegar Abú Hafs Omar sin dar tiempo a una recuperación a los habitantes, pone sitio a la ciudad. Los meses van pasando, escasean los suministros y las bajas entre las tropas defensoras van aumentando mientras cada vez son más los sarracenos asentados a las puertas de la ciudad. A la espera de la ayuda de las huestes cristiana, solamente la fe mantiene a los nobles caballeros de los Frates en pie. Tras varios meses de continuos ataques, la feroz resistencia numantina de la orden, presagia su fin. Las tropas almohades franqueadas ya las murallas, optan por una nueva táctica, van tomado la villa al asalto torre a torre venciendo la oposición de los caballeros que la defienden.

Torre de los Carvajal de Cáceres.
           La superioridad almohade hace que la defensa sea inútil, las torres van cayendo una a una, la iglesia es toma, el conventual también, los pocos caballeros supervivientes se refugian en la única torre aun en su poder, la tradición popular dice que fue en la Torre de Bujaco (de ahí su nombre), otros historiadores en la torre redonda de los Carvajal, yo creo que no fue ninguna de estas dos; pero sea cual fuera los últimos 40 caballeros de los Frates de Cáceres son reducidos a ese un último baluarte donde se hacen fuertes, hasta que asediados, rodeados y sin salida posible son obligados a claudicar.
Son los últimos Frates de Cáceres, y Abú Hafs Omar como advertencia a los cristianos y en especial a la Orden de la Espada que tantos hombres les había arrebatado en batalla, en la cima de la torre donde habían resistido los aguerridos caballeros cristianos, los va degollando uno a los cuarenta Frates de Cáceres, dando su vida por la Orden y por la Villa de Cáceres.
Puerta del Peregrino Iglesia de Santiago de Cáceres.
          La casa matriz de la Orden pasó entonces a la Villa de Uclés, pero los caballeros de la Orden nunca perdieron la esperanza y la fe de reconquistar la cuna de su origen, la Villa de Cáceres.
Cáceres volvió a ser conquistada por los cristianos, un  breve periodo de tiempo y perdida de nuevo en el año 1213, permaneciendo musulmana bajo el nombre de Qazris, hasta que el 23 de abril del año 1229 que es reconquistada definitivamente por Alfonso IX, monarca del reino de León y de Galicia, (como ya conté en la “Leyenda de la princesa encantada”) con la ayuda de las Ordenes Militares entre ellas la de Santiago. Una vez reconquistada la Villa, los antiguos Frates reclaman la ciudad para su Orden, pero el rey se se niega  ha entregársela, la quiere para él pues no poseía ninguna Villa en aquel extremo sur del reino, y Cáceres estaba ubicada en un enclave estratégico, rodeada de tierras y villas perteneciente a la Orden Militar de Alcántara, Calatrava o Santiago. Así se inicia un pleito entre la Orden y el rey.
Escudo de los Cáceres o Espaderos
            Los caballeros de Santiago recurren al Santo Padre, hasta que llegan a un acuerdo; el rey les ofrece a cambio de la Villa de Cáceres las Villas en tierras zamoranas de Villafafilia y Castrotoraf, además de 2.000 maravedíes. La Orden obligada, acepta perder su casa matriz, pero en represalia se llevan de la ciudad todo los restos que aun había en la ciudad de la Orden: las insignias, los escudos, e incluso los sepulcros de sus hermanos muertos en batalla, además de cambiarse definitivamente el nombre de la congregación, pasando de ser los Frates de Cáceres o Orden de los caballeros de la espada por el de la Orden de Santiago.
El rey para asegurarse que las órdenes militares religiosas no volvieran a hacerse con el control de Cáceres, la hace Villa de realengo (que pertenece directamente al rey), y por fuero les prohíbe su asentamiento en la ciudad y las futuras donaciones de los vecinos.
Evolución de la Cruz de Santiago (F. David Garcia)

         Desde entonces aquellos 40 Frates que dieron su vida por la defensa de la ciudad son considerados como los 40 primeros mártires en el bulario de la Orden de Santiago.

Más leyendas son así te las he contado, gracias y hasta la próxima.
 
           Quisiera dedicar esta leyenda a mi gran amigo y seguidor del blog Víctor Cruz. El dolor pasará amigo, pero los recuerdos siempre permanecerán, un abrazo y mucho ánimo. 


Escrito por: Jesús Sierra Bolaños  
Fuentes Consultadas:
-“Apuntamiento legal sobre el dominio solar…de la Orden de Santiago.” Bernabé de Chaves.
-“Vida del venerable fundador de la Orden de Santiago…” José López Agurleta
-“Historia de la ciudad y corte de León y de sus reyes.” Manuel Risco.
-“Iglesia de León, y monasterios antiguos
- “Castilla y León frente al Islam. Estrategias de expansión y tácticas militares (S. XI-XIII).” Francisco García Fitz.        
-“Castillos, torres y casas fuertes.” Publio Hurtado
-“La villa de Cáceres.” Antonio Floriano 
-“Noticias históricas de Cáceres.” Simón Benito Boxoyo
-“Paseo por la eternidad.” Francisco Acedo

3 comentarios:

  1. Hace un trabajo maravilloso investigando cada recoveco de nuestra tierra. Leerte es un placer.

    ResponderEliminar
  2. Fascinante, desconocía esta leyenda. Si es que la historia de Cáceres es una gran desconocida para muchos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestros comentarios Viajera y Principito, y agradecido de que sigais mi blog.

    ResponderEliminar