jueves, 8 de diciembre de 2016

Los moriscos corsarios de Hornachos (Badajoz) y la República Independiente Andaluza de Salé-Rabat (Marruecos).(Segunda Parte)

         
Combate jabeques corsarios argelinos y galeras de Antonio Barceló S.XVIII
Exvoto de la ermita de Nuestra Sañora de la Cisa, de Premiá de Mar
          

           En 1609 coincidiendo con una lucha familiar por la sucesión del reino a la muerte del sultán Ahmed al-Manssur (el imperio marroquí lo constituían cuatro reinos que dependían del sultán, Marruecos, Fez, Sous y Tremecén), comienzan arribar a las costas marroquíes los miles de moriscos exiliados (entre 70.000 y 100.000 en total), aunque la presencia andalusí en Marruecos se remonta a muchos años atrás. Entre aquellos moriscos recién llegados se encontraban los 3.000 extremeños de Hornachos, el grupo más numeroso, ningún otro grupo tuvo su determinación de permanecer unidos, su disciplina, su osadía y su autosuficiencia para no quebrarse.

A diferencia de los moriscos asentados en Argelia, Túnez o Trípoli, que estaban cerca de las capitales y centros políticos, los de Marruecos se van a establecer en ciudades costeras, lejos de la urbe política, lo que les otorga una cierta independencia política y permanentes contactos internacionales con naciones europeas.

Mapa del Mediterráneo en 1519

Desembarcados en Ceuta partieron hacia Tetuán, en donde 400 hornacheros fueron reclutados por el sultán para formar parte de su ejército en la defensa del puesto peligroso de la frontera sur del río Draa, pero haciendo gala de su cohesión. desertaron y volvieron con sus familiares. En su peregrinar por la costa marroquí les condujo hasta la desembocadura del río Bu Regreg, en cuya orilla derecha se encontraba la villa de Salé, donde sus habitantes se dedicaban a la pesca y el comercio. Pero no fueron bien recibidos por los lugareños del religioso Salé “el viejo”, pues si para España los moriscos eran musulmanes, para los musulmanes aquellos moriscos eran cristianos, pues a pesar de hablar en árabe y practicar la misma religión, algunas de sus costumbres eran distintas; muchos de los hombres llevaban pantalones en vez de chilabas, no se rasuraban la cabeza e incluso bebían vino, y sus mujeres iban algunas descubiertas.

Familia moriscas de Granada de Weiditz Trachtenbuch

Todo esto hizo recelar a los marroquíes y al Sidi el-Ayachi; gobernador religioso que dirigía la región de Rabat-Salé fuera del control de Mawlay Zaiden, hijo del sultán Manssur.

El-Ayachi religioso extremista, rechazó dar cobijo a los hornacheros, teniendo estos que refugiarse en la margen izquierda del río, donde se hallaba abandonado y semiderruido un recinto amurallado, y en su interior un castillo en ruinas, la kasbah, a la que llamaron Salé “la nueva” (la actual Rabat). Aquella enemistad se mantendría durante muchos siglos, y aun hoy en día existe un dicho que dice: “es más probable que el río Bu-regreg mane leche y miel a que un salentino sea amigo de un rabatí”

Mapa de Marruecos (F.I.)

Vio entonces el sultán Mawlay Zaidan, en aquellos 3.000 moriscos hornacheros fuertemente unidos, una oportunidad inigualable para sus propósitos, pues a la vez que repoblaba un asentamiento y punto estratégico importante, aquellos moriscos serían un poderoso aliado en su causa frente a el-Ayachi. Por ello no solo les confió la custodia y defensa de la kasbah, sino que también les armó.

En general, los sultanes norteafricanos, se iban a beneficiar de los moriscos recién llegados, porque, no sólo iban aumentar en número sus efectivos en el ejército, y repoblar y reforzar plazas costeras, sino que también se aprovechaban de una mano de obra especializada de muchos moriscos, de sus conocimientos en cultura, comercio, ingeniería o artillería, del bilingüismo que practicaban, y el odio y el rencor que procesaban por aquellos que les habían expulsado los sultanes lo recondujeron para su yihad contra los cristianos. 

Mujeres moriscas de Weiditz Trachtenbuch

Uno de los moriscos más reputado en el Marruecos de los siglos XVI y XVII, fue Ahmad Ibn Qâsim al-Haÿarî al-Andalusî Bejarano, morisco que según unos autores era granadino, pero que G. Wiegers, plantea que su familia pudiera ser originaria de Hornachos. Ahmad Ibn Qâsim estuvo al servicio de los sultanes marroquíes, al-Mansur y Huely Zaydan, como traductor y consejero, pero también le pusieron al cargo de una delegación marroquí que viajó a Francia y Holanda con objeto de reparar las acciones corsarias cometidas y defender la fe Islámica. A su regreso, peregrinar a la Meca, viajando por tierras africanas y Egipto, instalándose al final de su vida en Túnez, donde además de traducir libros del árabe al castellano y viceversa, como un tratado de artillería escrito por un soldado morisco, Ibrahim Ibn Ahmad al-Marbás, texto único en árabe que gozó de gran difusión entre los artilleros musulmanes; escribió su autobiografía “Kitâb nâsir ad-dîn” donde cuenta sus estancias en España y Marruecos, y sus viajes.

Mapa de la República de Salé (1627-1668) (F.I.)

         Los hornacheros se organizaron en seguida, pues como he comentado eran una comunidad muy cohesionada y celosa de sus creencias y tradiciones que habían mantenido en su diáspora. Formaron un Consejo o Diwan compuesto por los catorce hornacheros más prominentes, y nombraron a un kaid o gobernante, que era elegido anualmente. Reconstruyeron la kasbah y la fortificaron, edificando sus viviendas en su interior. Con acceso al río, desde sus murallas vigilan y dominaban el acceso al mar. Y con el beneplácito otorgado por el sultán, construyeron un puerto, y junto a la hoy llamada torre Hassan, los astilleros. Aquellos hornacheros, agricultores, ganaderos, comerciantes y artesanos, se vieron obligados a cambiar sus azadas, vacas, ábacos y herramientas, por barcos, cañones y espadas, convirtiéndose en corsarios y piratas.

         En 1617 comienzan su actividad pirata con solo cuatro barcos, y una tripulación de marineros muy variopinta, entre los que hallaban marroquíes, piratas europeos, moriscos andaluces y hornacheros. Contaban con el apoyo del sultán al cual enviaban el 10% de lo apresado y de la venta de esclavos, y tenía el derecho de elegir a los cautivos más importantes para cobrar su rescate.   
Dibujo de jabeque (F.I.)

Aquella nueva profesión de corsarios, los hornacheros gracias a las fortunas amánsadas se convirtieron exclusivamente en armadores, surgida en principio por venganza y odio hacia el reino español por su injusta expulsión, pronto se convirtió en un negocio muy lucrativo y rentable contra los cristianos, que les hizo ricos e independientes en poco tiempo. Y para justificar tales acciones ante los musulmanes, aquellos corsarios se presentaban como los libertadores ante el ansia de conquista de los cristianos.

Enseguida el puerto de Salé “la nueva” se convierte en un importante fondeadero y refugio de barcos piratas y en la plaza comercial de mercancías y esclavos más importante de Marruecos. Su flota se vio ampliada con el tiempo hasta más de medio centenar de barco de distintos calados, velamen y aparejos, para cabotaje o mar abierto, unos eran construidos en sus astilleros y otros, los apresados a las distintas potencias europeas, eran reparados y calafeteados en ellos: místicos, fragatas, tartanas, bergantines, galeotas, filibotes, carabelas, saetías, jabeques o polacras, también poseían barcos de mayor eslora y envergadura para trayectos largos, como galeras.

Hasta entonces no había ninguna fuerza naval en condiciones de oponerse a la Armada Española del Mar Océano en Berbería.

Grabado de Salé (Marruecos) de 1600 (F.I.)

Fueron los renegados holandeses quienes enseñaron a los hornacheros las características de la navegación oceánica y la forma de construcción de barcos de fondos planos y bajo calado, apropiados para navegar por el estuario del Bu Regreg, río arenoso y con bajos fondos, bergantines, tartanas, galeras o galeotas.

         Llegados a este punto, debemos hacer una distinción entre piratas y corsarios. Los piratas eran aquellos individuos que robaban por cuenta propia, bien en la mar o en las zonas ribereñas, sin autorización de estados o gobierno alguno y sin discriminar ningún pabellón nacional; el corsario sin embargo actuaba bajo una “patente de corso” una autorización y permiso de un estado o nación para atracar barcos mercantes o de guerras de otra nación beligerante, tanto en tiempos de paz como de guerra. El corsario ofrece sus servicios y sus barcos al monarca, que a cambio de su bendición, libertad y del perdón por sus actos y les cede el quinto o el 20% de lo apresado, en el caso español.     

Documento de Patente de corso española (F.I.)

Volviendo a nuestra historia, los hornacheros para llevar a cabo sus planes necesitaban mucha tripulación y mano de obra, y por ello hicieron una llamada a todos los moriscos andaluces recién llegados, para que vinieran asentarse a los pies de la alcazaba, en la ribat; la kasbah estaba reservada sólo para los de Hornachos; a los cuales les pagaban el viaje y la manutención hasta llegar, asentándose en plena República de Salé unos 25.000 “cristianos de Castilla” como les llamaban los marroquíes, llegados de Tetuán, Tánger o Ceuta.

En 1625 el agente inglés para Marruecos John Harrison (fue de los primeros en tratar con los de hornachos), propone a los moriscos de Hornachos una alianza para atacar Cádiz (España), alianza que aceptaron junto a los moriscos de Tetuán, pero que no se llevaría a cabo por el fracaso de los ingleses. Pero lo que si consigue el agente inglés es el rescate de cautivos ingleses a cambio de la entrega de piezas de artillería. Años más tarde un embajador de los hornacheros, Ahamed Narváez, es llevado por John Harrison a Inglaterra, e intenta que el rey Carlos I firme un tratado de alianza con la República de Salé, tratado que no se llega a ratificar al no considerarlos por el monarca inglés como un gobierno independiente, sino como unos piratas en rebeldía hacia su rey. 

Barco holandés partiendo de puerto (F.I.)

 El sultán y el-Ayachi, procuraban, cada uno por su cuenta atraerse el favor de los moriscos de Salé dándoles libertad de acción. En el 1627, aprovechando las disputas políticas y territoriales entre el sultán y el-Ayachi, pero con el apoyo de éste último, al que le convenía que los de Salé “la nueva” se alejaran de la influencia del sultán y también bajo el amparo de potencias como Holanda e Inglaterra, los hornacheros asesinan al gobernador del sultán y rompen toda su relación, constituyendo la República Independiente de Salé, siendo el primer gobernador el hornachero Brahim Vargas. República que estaría fuera del poder de los emires marroquíes hasta 1641.

La minoría de Hornachos asentada en la kasbah se había asegurado el poder político, económico y militar, convertidos en armadores, también se benefician del comercio en el zoco y en el puerto. Contrataron a renegados piratas de otras naciones para dirigir sus barcos (en 1635 había unos trescientos renegados europeos en Salé, en su mayoría holandeses, ingleses y franceses), otorgándoles un porcentaje importante de las ganancias y asegurándose su fidelidad con el nombramiento entre aquellos renegados de un Reis o almirante de la flota, con voz y voto en el Diwan, el pirata holandés Morat Raîs o Morata Arráez, magnífico marino antes llamado Jan Jansen.


Murat Reis), renegado holandés al servicio de Salé.
Óleo de (1650) de Pier Francesco Mola.

         Según los europeos que la visitaron la República de Salé, era una sociedad corsaria muy bien preparada, con una forma de vida y administración admirada, aunque con una burocracia heredada de la política española.

La piratería era un negocio muy lucrativo, y sus ingresos inmensos, porque aparte de las ganancias conseguidas en oro y plata, las mercancías y especias aprehendidas eran reintroducidas en los circuitos comerciales con cuantiosos beneficios, la tripulación y el pasaje apresado eran vendidos como esclavos (su mercado de esclavos movía unos mil esclavos al año) y los cautivos de gran valor, cambiados por unos suntuosos rescates (en 1636 en las mazmorras de Salé había más de 3.000 prisioneros). El precio de los cautivos dependía del sexo, la edad, y sobre todo del estatus social y militar de los apresados, el precio de un cautivo normal oscilaba entre 1.000 y 2.000 reales, mientras que de un militar o noble de alcurnia podría llegar hasta los 30.000 (por Cervantes se pagó 6.000 reales). Los encargados de negociar los suntuosos rescates eran los monjes trinitarios y mercedarios, religiosos respetados por los moriscos y por el propio sultán. Además, los barcos apresados eran reparados pasando a engordar su flota corsaria.

Monjes redentores negociando cautivos (F.I.) 

         El reparto del negocio era el siguiente: los miembros del diwan recibían el 10% del botín de los barcos apresados, el 45% era para el armador o el capitán; del otro 45% se repartía la mitad para la marinería, y la otra mitad se dividía en tres partes, dos para el maestro de maniobras, el calafateador y los artilleros, y el otro 7% se repartía entre el resto de la tripulación que serían los encargados de los abordajes, andaluces en su mayoría. Según algunos historiadores, llegaron a atacar a unos 1.000 barcos cristianos y capturar 6.000 cautivos y la carga apresada estaría valorada en más quince millones de libras. Solamente la aduana de Salé recaudó entre los años 1626 a 1636, veintiséis millones de ducados.

      ---Fin de la Segunda Parte---



Gracias y hasta la próxima.

Escrito por: Jesús Sierra Bolaños
  

Fuentes consultadas:
- “1609: los morisquillos, la otra mirada de la historia.” I. Gironés Guillem.
 - “Cartas marruecas: documentos de Marruecos en archivos españoles (siglos XVI-XVII)” Mercedes García-Arenal y Fernando Rodríguez Medianos
- “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar” Pascual Mádoz.
- “El enfrentamiento entre moriscos y cristianos viejos. El caso de Hornachos en Extremadura” Julio Fernández Nieva
- “El exilio morisco. Las líneas maestras de una diáspora.”  Luis F. Bernabé Pons.
- “Historia de los moriscos” A. Domínguez Ortiz, Bernard Vicent.
- “Hornachos enclave morisco, peculiaridades de una población distinta.” Alberto González Rodríguez.
- “La convivencia rota” Tarek Khedr.
- “La expulsión de los moriscos de Extremadura (1609-1614)” Mª Ángeles Hernández Bermejo, Rocío Sánchez Rubio y Isabel Testón Núñez.
- “La expulsión de los moriscos” Rafael Benítez Sánchez-Blanco.
- “La Inquisición y los moriscos extremeños (1585-1610)” Julio Fernández Nieva.
- “La permanencia de los moriscos en Extremadura” François Martínez.
- “La presencia morisca en la Extremadura de los tiempos modernos” Isabel Testón Núñez.
- “La República andaluza de Rabat en el siglo XVII” Guillermo González Busto.
- “La senda de los moriscos; en busca de los otros españoles” José Manuel Fajardo.
- “Los corsarios de Salé” José Manuel Gutiérrez de la Cámara Señán”
- “Los moriscos antes y después de la expulsión.” Mikel de Epalza.
- “Los moriscos de Hornachos. 400 años de su expulsión. Pasado y presente.” Lorenzo Corcobado Navarro.
- “Los moriscos de Hornachos, corsarios de Salé” Revista de Estudios Extremeños.  A. Sánchez Pérez.
- “Los moriscos de Hornachos, crucificados y coronados de espinas.” Fermín Mayorga Huertas.
-” Los moriscos de Hornachos: una revisión histórica a la luz de nueva documentación” Esteban Mira Caballos
- “Los moriscos en Berbería” Martine Ravillard 
- “Los moriscos en Extremadura (1570-1613)” Mª Ángeles Hernández Bermejo, Rocío Sánchez Rubio y Isabel Testón Núñez.
- “Los moriscos en Marruecos” Guillermo González Busto.
- “Los moriscos españoles y su expulsión.” Pascual Boronat y Barrachina.
-“Monografía histórica-descriptiva de la villa de Hornachos” A. Muñoz de Rivera.
- “Piratas, bucaneros, filibusteros y corsarios en América.” Manuel Lucena Salmoral
- “Salé et ses corsaires (166-1727)” Leïla Maziane
- “Salé, una República Andaluza en el exilio norteafricano del S. XVII” Guillermo González Busto
- “Una república corsaria andaluza en Marruecos” Revista AH Beatriz Alonso Acero
- “Una sociedad conflictiva: España, 1469-1714.” Henry A. Kamen.
- “Un censo de moriscos extremeños de la Inquisición de Llerena” J. Fernández Nieva.
- “Vida del capitán Alonso de Contreras” Alonso de Contreras



sábado, 3 de diciembre de 2016

Los moriscos corsarios de Hornachos (Badajoz) y la República Independiente Andaluza de Salé-Rabat (Marruecos). (Primera parte)

Ataque berberisco de Simonsen Nils (F.I.)
  
       Antes que el rey Felipe III ordenara en el año 1609 la expulsión de los más de 300.000 moriscos (musulmanes españoles que, tras la conquista de Granada, fueron obligados por ley a convertirse al cristianismo mediante el bautismo), era Hornachos (Badajoz) una villa económicamente rica y próspera, que llegó a ser Cabeza de Partido por orden de los Reyes Católicos en siglo XV. Poseía una agricultura variada, con huertos, viñas, colmenas, y ganadería, complementada con la artesanía y la explotación de sus minas de hierro y plata. Nunca pensaron aquellos hornacheros, agricultores, pastores y artesanos, el vuelco que la vida les tenía preparado en un futuro no lejano, y que les llevarían a convertirse en una de las comunidades corsarias más temidas por las naciones europeas de su época.

Y fue tras la política de conversión llevada a cabo desde el 1502 por el cardenal Cisneros, política de conversión o exilio por la cual los mudéjares pasaban a ser cristianos, religiosa y jurídicamente, teniendo los mismos derechos y obligaciones que cualquier otro cristiano. Cuando Hornachos fue considerado como el último reducto del Islam en Castilla, siendo el 95% de su población moriscos bautizados.

Mapa de la España morisca, según Lapeyre, 1959 (F.I.).

El porqué de tan alta densidad de moriscos en Hornachos, más de 2000 individuos entre mudéjares antiguos, unos autores apuntan a la idea de la sumisión, argumentando que durante la reconquista estos pueblos de la Extremadura, se habían rendido sin entablar batalla a los distintos monarcas cristianos, que les habían permitido quedarse a cambio de mostrar pleitesía y llenar de dinero sus arcas. Mientras que otros investigadores, achacan esta concentración a los Caballeros de la Orden de Santiago, encomienda bajo la que se encontraba Hornachos desde que, en el año 1235, fuera entrega al maestre don Pedro González el rey Fernando III, que utilizaron a los musulmanes conquistados como mano de obra barata para cultivar y explotar aquellas tierras.

En el 1494, un visitador de la Orden de Santiago informaba sobre Hornachos: “…no hallaron que avía en la dicha villa ni su término yglesia, porque todos son moros, salvo una capilleja que está en la fortaleza, en que oyen misa el comendador y los suyos.”

Vista de Hornachos (Badajoz) de C. Phillip (F. I.)

Tras la sublevación de las Alpujarras en el año 1569, la población mudéjar extremeña se vio exponencialmente ampliada con los 11.000 moriscos granadinos deportados, que fueron repartidos por las cabezas de partido, salvo la de Hornachos, Benquerencia y Magacela, que por su alta densidad de moriscos son excluidos del reparto. En 1570 se estimaba una población en Hornachos de 4.800 habitantes.

Sea cual fuere, aquella comunidad debido a su aislamiento había prosperado como una república independiente dentro del reino de Castilla, porque aun obligados a bautizarse contra su voluntad, los hornacheros que controlaban los cargos públicos, habían seguido mantenido y practicando su religión musulmana, sus tradiciones, seguían utilizando sus vestimentas y hablando su lengua árabe. Y todo con la aquiescencia de Castilla; pues Hornachos era una fuente constante de ingreso para su hacienda durante el siglo XVI. En el año 1580 en época de Felipe II, según el historiador Henri A. Kamen, “las tierras de Hornachos estaban valoradas en 122.300 ducados” y rentaba al año como Encomienda de la Orden de Santiago 6.000 ducados, de una población de 4.800 habitantes.

Fuente del desbautizadero Hornachos (F..Islam hoy)

 La villa poseía su propia tesorería con un gran poder adquisitivo, impartían su propia justicia, derecho adquirido cuando la villa compró su jurisdicción a Carlos I; incluso se creía que tenían su propia ceca para acuñar moneda falsa. Poseían un arsenal importante, y un ejército de mercenarios para su protección (habían comprado a Felipe II el privilegio a portar armas por 30.000 ducados) al cual acusaban de asaltar y matar a todo aquel que pasaba por la villa y daban notoria de su mala vida como cristianos. Y contaban con un alfaquí (doctor o sabio de la ley musulmana) entre ellos que los adoctrinaba.

También como luego reflejaría en sus acusaciones el tribunal de la Santa Inquisición, instalado en Llerena en el año 1527, poseían libros prohibidos, no comían puerco ni jabalí, ejercían el ayuno del ramadán, las abluciones, la oración, y practicaban las ceremonias de casamiento y enterramiento propias de la tradición musulmana o la fada (ceremonia de imposición del nombre) que la utilizaban para desbautizarse en la llamada fuente de “Hoya de la Maestranza o Desbautizadero de los Moros” sita al norte de la villa, a los pies de una atalaya.

Morisco llevando pan. Weiditz_Trachtenbuch F.I.)

Para cristianizar la villa y remediar toda aquella situación, la corona, enviaría a treinta familias de cristianos viejos, seleccionadas de distintos lugares, para asentarse en la villa, a cambio de exenciones y privilegios. También otorga una licencia especial a un capellán para adoctrinar la población desde edad temprana, pues de bien sabido era que los moriscos apenas comprendían las lenguas románicas de los predicadores, e impondrá una serie de normas, como las de prohibirles llamarse entre sí por nombres árabes. Normas que debían velar por su firme cumplimiento el alcalde de la encomienda y el cura de Hornachos.

En año 1530 para apoyar aún más la cristianización, el emperador Carlos V, promovido por el Arzobispo de Sevilla Alonso Manrique, decide fundar en la villa un convento de la orden de los franciscanos, el Convento de San Idelfonso. Que comenzaría a funcionar como Casa de recoletos en 1553, y como noviciado ya en el año1626.

“…en la villa menos los clérigos, y ocho o diez cristianos viejos, y los frailes del Convento de San Francisco, son todos moriscos.”

Desde el siglo XV Hornachos va a ir perdiendo su importancia estratégica, abandonando la Orden de Santiago progresivamente el castillo. En el 1575 los comendadores dejan de habitarlo, y en el 1604 ya se encontraba abandonado por completo, hechos que van afianzar el poder de los moriscos en la villa.

Castillo de Hornachos (A.E. Amigos de los Castillos)

Pero aquella convivencia pacífica entre cristianos y moriscos se había de quebrantar, los pocos cristianos viejos que aún quedaban, de las treinta familias asentadas la mayoría habían optado por marcharse, se quejaban ante el monarca del poco poder político y económico que ostentaban, demandas que van degenerando en odio y hostilidad hacia los moriscos, convirtiéndose estos cristianos junto con los clérigos, en los mayores confidentes de la inquisición de Llerena. Una inquisición que ya no quitaría sus ojos de la villa de Hornachos.

En un principio los dineros ofrecidos en sobornos a algunos de los miembros del clero y familiares, permitían que sus transgresiones fueran obviadas, y salieran impunes de las acusaciones. Incluso llegaron a tener los moriscos de Hornachos su propia red de contraespionaje dentro de la inquisición, que les informaban y les avisaban.

Desde el año 1584 al 1596, de los 155 procesados por la Inquisición de Llerena, 121 eran moriscos de Hornachos acusados de herejías, de encubrir sus tradiciones y de traicionar a la corona. Y unos años antes de la expulsión, el porcentaje había subido a un 95% de los encausados y con ello las condenas pecuniarias de los inquisidores.
 
Sala de tormento de la Inquisición (F. I.)

El párroco de Hornachos, el licenciado Diego de Cuenca, mantenía su propia cruzada contra los moriscos, enviando tres memoriales acusatorios y llevando sus enfrentamientos y acusaciones ante el mismísimo monarca. Otro enemigo de los moriscos de la villa era Juan de Chaves Jaramillo, alcalde de la encomienda de Hornachos, cuyo fin máximo era perseguir a los moriscos “hasta echarlos de España, aunque gastara su hacienda en ello.” En una de sus acusaciones afirmaba: “…que tienen trato y comunicación con los moros de África y otros extranjeros para alzarse con ellos…”

Ante tanta insistencia y de las cada vez más denuncias sobre la actitud deplorable y los hechos atribuidos a los moriscos de Hornachos, el monarca tuvo que enviar a la villa en varias ocasiones, al Alcalde de Casa y Corte Gregorio López Madera, con plenos poderes para impartir justicia y mantener la paz. Entre las acciones que llevó acabo, sentenció y mandó ahorcar a numerosos cabecillas moriscos, les arrebató el privilegio de portar armas, confiscó un arsenal de armas: arcabuces, espadas y adargas; que se hallaban escondidas en silos subterráneos bajo sus casas, peñascales y cuevas. Prohibió el uso de tradiciones árabes, su vestimenta y su habla la “algarabía” (una jerga entre el castellano y el árabe), mandó azotar a numerosos moriscos y envió a galeras perpetua a otros doscientos. La última vez que el Alcalde López Madera arribó en Hornachos, sería para ejecutar el decreto de expulsión.

Felipe III. Diego Velázquez 1635

Como he comentado anteriormente, el veintidós de septiembre de 1609, el monarca Felipe III firmaba la Real Cedula ordenando la expulsión de todos los moriscos del Reino de Valencia, a los que seguirían el decreto del 10 enero de 1609 que afectaba a los moriscos de Andalucía, Murcia, y la villa de Hornachos, y poco después los de Extremadura, Castilla y Aragón.

“…primeramente, que todos los moriscos deste reino, así hombres como mujeres, con sus hijos, dentro de tres días de cómo fuere publicado este bando en los lugares donde cada uno vive y tiene su casa, salgan dél, y vayan á embarcarse á la parte donde el comisario, que fuere á tratar desto, les ordenare, siguiéndole y sus órdenes; llevando consigo de sus haciendas los muebles, los que pudieren en sus personas, para embarcarse en las galeras y navíos, que están aprestados para pasarlos á Berbería, á donde los desembarcarán, sin que reciban mal tratamiento, ni molestia en sus personas…”  

Este decreto enviará al exilio a más de 300.000 moriscos españoles, creando un déficit demográfico en ciertas zonas y por ende un empobrecimiento del país. Se perdió a unos fieles pagadores de impuestos a la Hacienda Real, a una sociedad con fama de trabajadora, mientras muchos de los cristianos viejos se dedicaban a luchar por España en guerras fuera de la península. Los moriscos eran excelentes trabajadores de la tierra (un refrán popular decía “Una huerta es un tesoro, si el hortelano es un moro”), una especializada mano de obra artesanal, con ellos desapareció una gran industria consolidada de curtidos, sedería, paños, algodón, etc… y adinerados comerciantes. En definitiva, los moriscos contribuían al esplendor y la prosperidad económica de España. 

Embarco Moriscos en el Grao de Valencia 1616 de Pere Oromig (F.I.).

El destino final de estos moriscos en Berbería eran las costas del norte de África: Túnez, Orán, Argel o Marruecos, pero también Egipto, Turquía y otros países musulmanes. No en todos los lugares fueron recibidos de igual forma, pues si bien en algunos casos habían pactado con las autoridades su acogida, caso de Oran (que era plaza española), pero la falta de previsión y el gran número de moriscos llegados, provocó enfrentamientos con las tribus beduinas cuando los moriscos expulsados se adentraban en el interior del territorio. Allí eran saqueados de las pocas riquezas y enseres que aún les quedaban. Hechos que tuvieron que atajar las autoridades otomanas, argelinas y marroquíes alentadas por los responsables religiosos, con el envío de tropas para defenderlos.

“Salieron millares para Fez (Marruecos) y otros millares para Tremecén (Argelia), a partir de Orán, y masas de ellos para Túnez (Tunisia). En sus itinerarios terrestres, se apoderaron de ellos beduinos y gente que no teme a Dios, en tierras de Tremecén y Fez; les quitaron sus riquezas y pocos se vieron libres de estos males; en cambio los que fueron hacia Túnez y sus alrededores, llegaron casi todos sanos…”

Llegada de los Moriscos a Orán 1613 de Vicent Maestre (F-I-)

Pero, no sólo se les expulsaba, también se les confiscaban sus bienes raíces que eran para la Hacienda Real, debían costearse su propio pasaje, 70 reales por cabeza si el destino era Marsella o los estados italianos y 50 reales si era Berbería. Y había un añadido más, una cruel exigencia que marcaría trágicamente a muchos moriscos, debían entregar obligatoriamente a las autoridades todos los hijos menores de siete años para evangelizarlos y salvar así sus almas, si el exilio era hacia los países musulmanes.

“…los mochachos y mochachas menores de seis años, que fueren hijos de cristianos viejos, se han de quedar, y sus madres con ellos, aunque sean moriscas; pero si el padre fuere morisco y ella cristiana vieja, él sea expelido, y los hijos menores de seis años quedarán con la madre…”

Este decreto impulsado por el Arzobispo de Valencia Juan de Ribera, que incluso llegó a defender la venta de los morisquillos como esclavos a cristianos viejos antes de enviar a esos “seres inocentes” a Berbería. Y que junto al Duque de Lerma, entre otros, fue el más firme instigador de la expulsión. Pero la aplicación del decreto tuvo muchos inconvenientes, bien por la premura de la expulsión o por la anarquía a la hora de interpretar el decreto en si en cada puerto, pero también, por las represalias posibles que ocasionarían la separación de los morisquillos de sus padres, y la escasez de población de cristianos viejos para acogerlos y amamantarlos.

Juan de Ribera de Luis de Morales                  Duque de Lerma

Aunque en la práctica la mayoría de los morisquillos menores de dicha edad embarcaron con sus padres, los que fueron raptados, arrebatados u obligados a quedarse corrieron distintas suertes. Los que se quedaron con el consentimiento de sus padres, estos se preocuparon en dejarlos con cristianos viejos conocidos y de buena reputación o con moriscos de conversión probada. Otros, los que fueron arrebatados a sus padres y repartidos por los obispos, fueron utilizados para servir en tareas domésticas como criados o en agrarias, con la obligación de sus criadores de cuidarlos hasta los doce años, después estarían a su servicio en pago de manutención y crianza hasta los veinte que quedarían libres. Y los más perjudicados fueron aquellos niños que arrebatados o raptados, y de espaldas al rey fueron vendidos como esclavos, llevando una vida de miseria y castigos. Recientes estudios de François Martínez, han elevado a 3.578 los morisquillos que por diferentes circunstancias quedaron en España.

Hay que tener en cuenta que Orán en Argelia era una plaza española desde que en el año 1509 fuera tomada bajo el mando del Cardenal Cisneros y Pedro Navarro hasta 1792, y lo mismo ocurría con Melilla española desde 1497 y Ceuta, que tras la muerte de Sebastián I de Portugal en 1578 se incorpora a la corona española.

Moriscos expulsados (F.I.) 

Se les dio un plazo de 30 días, que se prorrogó en 50, para abandonar sus tierras, y bajo estrictas medidas fueron agrupados y conducidos a los puertos de embarque. Y aunque se dictó un Real decreto para que no se les atacaran, robaran e insultaran, muchos fueron las injusticias que recibieron por los caminos y los pueblos por donde pasaron y en las naves donde se les embarcaban, bien por avaricia o bien por odio, los moriscos fueron apaleados, apedreados, asaltados, robados y asesinados.

“Que ningún cristiano viejo ni soldado, ansí natural de este reino como fuera dél, sea osado á tratar mal de obra ni de palabra, ni llegar á sus haciendas á ninguno de los dichos moriscos, á sus mujeres ni hijos, ni á persona dellos...”

Los moriscos de Hornachos en tres días tras anunciarse el decreto salieron en caravanas con sus pocos enseres que no habían malvendido, pues, aunque se les autorizaban a llevar todos los bienes muebles que pudieran transportar, el patrimonio dejado, bajo amenaza de pena de muerte, no podían ser destruidos o escondidos, y pasarían en su totalidad a la hacienda real, excepto una parte que iba a las arcas de la Inquisición.

Moriscos con mujer y niño de Christoph Weiditz (1529)

La mayor parte de los bienes de los moriscos de Hornachos valorados en 180.000 ducados sirvieron para pagar la deuda que Felipe III había contraído con la familia de banqueros alemanes Fugger o Fúcar, a la cual le seguía debiendo más de 30 millones de maravedís.

“El Rey. Don Juan Tomás Favaro, Comendador de Huélamo de la Orden de Santiago, que por mi mandado administráis las haciendas que dejaron los moriscos de la villa de Hornachos que fueron expulsados de los Reinos y me pertenecen que por una cédula firmada de mi mano y refrendada de Pedro de Osma, secretario, en once de julio pasado de seiscientos y nueve mandé librar a Marcos Fucar y hermanos ciento y ochenta mil ducados que valen sesenta y siete cuentos y quinientos mil maravedís en dinero, oro o plata que para mí vino de las Indias el dicho año, conforme a él me dio, tomando con ellos en diez y siete de noviembre de seiscientos y ocho sobre la paga de lo que mi real hacienda les debía…”
 
Manuscritos árabes S.XV de  Hornachos 

Escoltados por soldados reclutados de las comarcas cercanas que encabezaba el Alcalde López Madera fueron llevados a Sevilla. De los 4.800 moriscos censados por la Inquisición en 1594; según J, Fernández Nieva; en el momento de la expulsión sólo quedaban 2.500, pues muchos habían optado unos meses antes por abandonar voluntariamente la villa, muy a su pesar, dirección Francia. 

Los de Hornachos son los primeros moriscos expulsados de Extremadura, y representaban la mitad de todos los moriscos expulsados de tierras extremeñas. Conducidos al puerto de Sevilla, para la mayoría era la primera vez que veían el mar y también la primera y última vez que lo cruzarían embarcados en galeras y navíos rumbo a su destierro. El 4 febrero la Inquisición de Llerena informaba que las tres compañías de moriscos de Hornachos habían llegado a Sevilla, “…donde dicen los embarcaron no sabemos para donde…·

Danza morisca  de Christoph Weiditz (1529)

Los de Hornachos se mantuvieron siempre como una comunidad muy cohesionada, siempre juntos, apoyados en su consejo de la villa, ayudándose unos y otros, llegando unos a pagar el viaje de los más desfavorecidos para que no fuesen separados, mediante una bolsa común. Tras ellos en 1611 salieron los moriscos de las villas de Benquerencia y Magacela que embarcaron en Málaga y Cartagena.

Con la expulsión de los moriscos de Hornachos, la villa entra en decadencia como enclave económico importante y poblacional. En el siglo XVIII su población no superaba los 2.400 vecinos, dedicados en su mayoría a las tareas del campo. También pierde su categoría de cabeza de partido en favor de Llerena que en 1640 recibió el título de ciudad por parte de Felipe IV.

La expulsión de los moriscos (1894) de Gabriel Puig Roda.

Antes de embarcar rumbo a su exilio, los de Hornachos lucharon hasta el final para que les fueran devueltos sus hijos, aludiendo que sus países destinos eran cristianos, hecho que no ocurrió, pues según consta en los escritos, los hornacheros que tuvieron que dejar sus hijos en la villa, estos morisquillos ante los pocos vecinos que quedaron fueron repartidos y ubicados entre las localidades vecinas por el cura de Hornachos. Pero no solo se quedaron los niños, según estudios recientes de Esteban Mira Caballos, expone la posibilidad que una parte de la población morisca, el 25%, se quedara en Hornachos, entre mujeres y “moriscos de paz”, moriscos de conversión sincera que contaban con el favor de las autoridades civiles y eclesiásticas y que participaron activamente de los cultos cristianos.

      ---Fin de la Primera Parte---

Gracias y hasta la próxima.

Escrito por: Jesús Sierra Bolaños
  

Fuentes consultadas:
- “1609: los morisquillos, la otra mirada de la historia.” I. Gironés Guillem.
 - “Cartas marruecas: documentos de Marruecos en archivos españoles (siglos XVI-XVII)” Mercedes García-Arenal y Fernando Rodríguez Medianos
- “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar” Pascual Mádoz.
- “El enfrentamiento entre moriscos y cristianos viejos. El caso de Hornachos en Extremadura” Julio Fernández Nieva
- “El exilio morisco. Las líneas maestras de una diáspora.”  Luis F. Bernabé Pons.
- “Historia de los moriscos” A. Domínguez Ortiz, Bernard Vicent.
- “Hornachos enclave morisco, peculiaridades de una población distinta.” Alberto González Rodríguez.
- “La convivencia rota” Tarek Khedr.
- “La expulsión de los moriscos de Extremadura (1609-1614)” Mª Ángeles Hernández Bermejo, Rocío Sánchez Rubio y Isabel Testón Núñez.
- “La expulsión de los moriscos” Rafael Benítez Sánchez-Blanco.
- “La Inquisición y los moriscos extremeños (1585-1610)” Julio Fernández Nieva.
- “La permanencia de los moriscos en Extremadura” François Martínez.
- “La presencia morisca en la Extremadura de los tiempos modernos” Isabel Testón Núñez.
- “La República andaluza de Rabat en el siglo XVII” Guillermo González Busto.
- “La senda de los moriscos; en busca de los otros españoles” José Manuel Fajardo.
- “Los corsarios de Salé” José Manuel Gutiérrez de la Cámara Señán”
- “Los moriscos antes y después de la expulsión.” Mikel de Epalza.
- “Los moriscos de Hornachos. 400 años de su expulsión. Pasado y presente.” Lorenzo Corcobado Navarro.
- “Los moriscos de Hornachos, corsarios de Salé” Revista de Estudios Extremeños.  A. Sánchez Pérez.
- “Los moriscos de Hornachos, crucificados y coronados de espinas.” Fermín Mayorga Huertas.
-” Los moriscos de Hornachos: una revisión histórica a la luz de nueva documentación” Esteban Mira Caballos
- “Los moriscos en Berbería” Martine Ravillard 
- “Los moriscos en Extremadura (1570-1613)” Mª Ángeles Hernández Bermejo, Rocío Sánchez Rubio y Isabel Testón Núñez.
- “Los moriscos en Marruecos” Guillermo González Busto.
- “Los moriscos españoles y su expulsión.” Pascual Boronat y Barrachina.
-“Monografía histórica-descriptiva de la villa de Hornachos” A. Muñoz de Rivera.
- “Piratas, bucaneros, filibusteros y corsarios en América.” Manuel Lucena Salmoral
- “Salé et ses corsaires (166-1727)” Leïla Maziane
- “Salé, una República Andaluza en el exilio norteafricano del S. XVII” Guillermo González Busto
- “Una república corsaria andaluza en Marruecos” Revista AH Beatriz Alonso Acero
- “Una sociedad conflictiva: España, 1469-1714.” Henry A. Kamen.
- “Un censo de moriscos extremeños de la Inquisición de Llerena” J. Fernández Nieva.

- “Vida del capitán Alonso de Contreras” Alonso de Contreras