viernes, 19 de octubre de 2012

La leyenda del apellido Maldonado


            La familia Aldana procede de un linaje gallego noble y antiguo, que se remonta al rey de los ostrogodos Teodorico, que gobernó alrededor del año 507.
Armas del linaje de Aldana. (F.I.)

            Emigraron y se asentaron en Cáceres a finales del siglo XIV, donde Don Rodrigo Álvarez de Aldana compro casa en 1339, al casarse con Inés de Fernández de la Cámara Sotomayor. Con el tiempo nacería en esta casa Lorenzo de Aldana, hombre de confianza de Pizarro, conquistador de Perú.
             
              Pero, ¿cómo y porqué cambiaron su apellido de Aldana por el de Maldonado? He aquí donde comienza la leyenda.

            Unos afirman que el primero que llevó el apellido Maldonado fue Hernán Pérez de Aldana, otros que fue Nuño Pérez de Aldana. Sea como fuere, vivió en los tiempos del Rey Don Fernando II de León, y de su sobrino Alfonso VIII. Eran tiempos de Cruzadas, cuando sucedió un hecho que cambiaría el devenir de este linaje.

Casa de Aldana o Maldonado de Cáceres.
             
             Don Hernán Pérez de Aldana había caído gravemente enfermo en los avatares de su ajetreada vida, y como muchos otros enfermos emprendió un peregrinaje para su sanación a unos de los santuarios donde acudían miles de fieles a encomendarse. Salió de su Galicia natal con destino a las montañas de Cataluña, donde se hallaba la Virgen de Montserrat, Virgen de su devoción. El camino fue largo y arduo, tanto que hizo empeorar su enfermedad. El 8 de septiembre, festividad de la Natividad de la Virgen, llegan a la Iglesia donde en el ángulo izquierdo del templo es depositado en una cama, debido al agravio de su enfermedad, para ofrecer una novena a la Virgen por su curación.

            Como el templo se hallaba lleno de fieles para escuchar la liturgia, uno de los peregrinos de nombre Guillermo, Duque de Normandía; que después sería conocido como Guillermo I el Conquistador Rey de Inglaterra; sobrino del Rey Felipe I de Francia, no encontró otro sitio mejor para presenciar la litúrgica ceremonia que la cama donde se hallaba Don Hernán Pérez de Aldana dándose la libertad para ponerse de pie en la cama del susodicho. Agraviado Don Hernán Pérez de Aldana por la falta de educación y respeto, así le habló:
            “Os ruego a vuestra merced, por cortesía y amabilidad, pues por enfermedad me hallo yo postrado y vuestros pies me han incomodado, os busquéis otro lugar en este templo donde podáis mejor estar.”

A lo que con altanería el Duque Guillermo respondió: No te incomodarían si supieses que míos son y quién soy yo.” 

Si tú me conocieses, me hicieras más cortesía y con mas amabilidad responderías.” –Replicó el encamado Don Hernán.-

Pero, lejos de bajar el tono y ceder, volvió a contestarle el Duque: “Ocasión no debieras darme para que ponga mis nobles pies de modo que los sientas bien.”

Estas palabras acabaron de agraviar y enfadar al de Aldana, y con gran indignación, le espetó:
              
           “Os prometo que si esta mi Señora, Virgen de Montserrat, a cuya devoción acudí, me cura y sana de lo que padezco y me atormenta, iré a tomar enmienda de vuestra injuria cometida en su templo y casa.”

A lo que el Duque riéndose ante todos los presente que habían presenciado la escena hizo caso omiso. Y partió.


Guillermo, Duque de Normandía 1028-1087 (F.I.)

            Y quiso la Virgen que con el tiempo Hernán de Pérez de Aldana sanara. Y reuniendo en su casa a sus principales parientes dio queja del deshonor acaecido, y ofreciéndoles su ayuda tanto física como económica, partieron hacia Burgos a dar cuentas al Rey Don Alfonso. Dándole el Rey su favor y amparo, fue enviado ante el Rey de Francia como embajador, bajo premisa que siendo don Hernán noble y principal caballero podía desafiar y retar a duelo a cualquiera de los caballeros franceses, sin excepción alguna y bajo el amparo del Rey no permitiese fullería ni superchería alguna.

            Y partió hacia Francia Don Hernán junto con un grupo de los parientes más allegados. En la corte francesas son recibidos por el Rey Felipe I y los Grandes de Francia y ante tan majestuoso público relata el suceso antaño acaecido en el templo de la Virgen de Montserrat. El Duque Guillermo, que entre los presentes se hallaba, pidió permiso a su Rey para dirigirse al caballero español:
            “Pido a vuestra merced, que si mi actitud os ofendió en dicho lugar, os ruego me perdonéis, y aceptéis mi disculpas.”

            “Vuestra perdón aceptaré si arrodillado me lo ofrecéis, pues la ignorancia no os exime que vuestros pies pusierais encima de mi persona.” –Dijo el de Aldana.-  

            El Duque Guillermo, ofendido ante tales palabras negose en rotundo. A lo que Hernán apeló al Rey de Francia pidiendo un duelo por honor con el Duque:

“A vos majestad, Felipe I de Francia como noble y caballero que como yo vos soy, pido justicia; y como extranjero que soy, deberéis  asegurarme un campo de batalla digno. Y a vos don Guillermo, Duque de Normandía, os señalo armas y día para dirimir vuestra ofensa.”

Felipe I, Rey de Francia 1052-1108 (F.I.)

El día acordado a la hora señalada, ambos caballeros acudieron en sus caballos con arneses, lanzas, porras, espadas y dagas a luchar en buena lid. En un extremo montado en un caballo negro azabache Don Hernán Pérez de Aldana, portando en su escudo las armas de Aldana, que eran dos lobos de purpura en campo dorado y por timbre el lema “Ave María”. En el otro extremo Guillermo, Duque de Normandía en un caballo blanco.

Al son de fanfarrias de trompetas rompen lanzas al tercer cruce, es turno de porras, duros golpes se asestan, en un tremendo porrazo es herido en la cabeza el Duque Guillermo, cayendo al suelo. El caballero español saltando de su caballo, pone pie en suelo y desenvainando su espada se dirige hacia el caído caballero francés, cuando se dispone a cortarle la cabeza de un mandoble, el Rey francés arroja su cetro al suelo como símbolo de rendición e interponiéndose rápidamente en el campo de batalla los fieles del Duque dan por concluido el duelo. El caballero español altamente ofendido apela al Rey y grita:
“Majestad,  mi honor aún no se ha satisfecho, si justa ha sido la contienda, igual de justa la muerte al Duque le he de dar para mi honor vengar, la ley de la caballería así lo dispone. Mas si vos interferís y la vida le salváis obligado quedáis como Rey a darme una satisfacción a mi agravio.”

Y ambas partes así quedaron.

Un día en la feria por Rafa (F.I.)

Pasaron unos días y el Duque mejoró. Y a palacio Hernán Pérez de Aldana junto a sus parientes acudió, para que el Rey ante toda la corte con lo prometido en el campo de batalla cumpliese.
“Decidme entonces, que es lo que vos deseáis, que aquí os será concedido, hablad noble caballero.” – Dijo el Rey.-

            A lo que Hernán respondió: “Majestad, te pido que como traéis tres flores de lis por armas, me otorguéis que yo pueda traer cinco flores de lis.”

            Ante tal pretensión el monarca francés se ofendió, ofreciéndole a cambio riquezas, tierras y otras mercedes. Pero el caballero español hasta tres veces la misma petición al rey le hizo, añadiendo:
“No he venido a Francia por riqueza, sino a satisfacer mi honor. Y como Rey de Francia vuestra promesa debéis hacer cumplir, ante la corte y ante Dios.”

Y respondió el Rey: “Así mi promesa se ha cumplida, y yo te las doy, si bien mal donadas.” -Es decir, se las daba contra su voluntad.-

Desde entonces Hernán Pérez de Aldana, tomando la frase del Rey Felipe I de Francia, cambió su apellido por el de Maldonadas, derivando a Maldonado, y comenzó a llevar en sus armas las cinco flores de lis otorgadas (en campo de gules cinco flores de lis de oro puestas en sotuer). Sus descendientes directos conservaron dicho apellido y armas, pero sus parientes continuaron apellidándose Aldana y portando el escudo de dicho linaje.
Escudo de armas de Maldonado de Cáceres.

En otra versión el escudo real francés trae ocho flores de lis pidiendo el noble Aldana le conceda tres de las ocho, quedando desde entonces las armas de los Borbones con tres flores de lis.


Más leyendas son y así te las he contado, gracias y hasta la próxima.


Escrito por: Jesús Sierra
Bibliografía: Crónicas Antiguas.
                       Enciclopedia Heráldica y de
                       Genealógica.                      
                       Genealogía del Linaje Aldana.
                       Francisco Acedo

10 comentarios:

  1. Ay, los gabachos...está genial y tan bien escrita como siempre!

    ResponderEliminar
  2. jesus eres el juglar del siglo XXI sigue contando historias tan bonitas e interesantes pues nos entretienen y amplian un poco nuestra cultura un abrazo

    BILBAO

    ResponderEliminar
  3. hola querida mi bisabuela era española y vino a vivir a la Isabela Rep dom, ella era apellido maldonado ,tuvo varias hermanas alla en españa pero no sabemos bien el lugar, su hija mi abuela a quien le dice melliza aun vive ella es MELLIZA REYNOSO MALDONADO, puede que haya una relacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olga! Es muy difícil con tan pocos datos deducir vuestros orígenes, aunque es un apellido no muy común. Pero seguro que alguna relación de parentela con aquel primer Maldonado debéis tener. Gracias por leerme y un saludo.

      Eliminar
  4. Estimado Sr Sierra, Como científico, reconozco la común testarudez con que se nos identifica a los apellidados Maldonado. Pero como científico debo preguntar, ¿podría ser esta narrativa confirmada o susbstanciada con otras referencias a documentos o publicaciones oficiales? Sinceramente, CJ Maldonado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, CJ Maldonado: antes de todo, perdóname la demora en responderte. En estos libros hallarás mas referencias: Origen del apellido Maldonado (1874) escrito por el Duque de Rivas, Ángel de Saavedra y los Orígenes y armas del apellido Maldonado escrito por Ramón José Maldonado y Cocat. El primero lo puedes descargar de esta página: http://www.bibliotecavirtualdeandalucia.es/catalogo/consulta/registro.cmd?id=7995

      Espero que te ayude en tu búsqueda. Un saludo

      Eliminar
    2. Muchas gracias y que tenga unas felices fiestas de Navidad.

      Eliminar
  5. He escuchado que el apellido tiene una relacion con descendencia judío sefardita

    ResponderEliminar